martes, 8 de noviembre de 2011

ME PASÉ A LA OPOSICIÓN

yo, que estuve con vos
casi desde el primer momento
yo, que cuando te vi
por primera vez por la tv
con esos ojos tan desparejos
con esos trajes cruzados
que ya no se usan
con esos mocasines
dije este es diferente
yo que te miré con ojos increíbles
cuando hiciste bajar
aquel cuadro del buitre
yo que te apoyé cuando le mojaste
la oreja a los barones
de la cuatro por cuatro
yo que me puse de tu lado
cuando le marcaste el territorio
a los que tienen todo menos futuro
yo que te aplaudí en silencio
cuando hiciste menos pobres a los pobres
yo que me alegré cuando entristeciste
a los que la igualdad de todo tipo les duele
como una hernia de disco
yo, que estuve con vos casi desde el principio
me pasé a la oposición
me declaro en contra
y me declararé en contra para siempre
de esa decisión de mierda que tomaste
de morirte


1 comentario:

Beatriz Fernández Vila dijo...

¿Puede morir un tipo como él? Esos seres increíbles, no mueren nunca, porque despertaron nuestro amor, un sentimiento que algunos mediocres se empeñan en no comprender. Mirá lo que dice Taty Almeida, de que a Néstor no lo enterramos, lo sembramos, porque renace en la juventud a la que conmovió con su vida. Y tiene razón, no sólo a la juventud, también a nosotras, a mi madre, que tiene ochenta y tres años, y cada vez que ve su imagen en televisión se conmueve y le dice palabras dulces como si se tratara de un hijo.
El terrible monstruo que vino del sur, entró en nuestras vidas por prepotencia del amor, y nos contagió sus ganas, y nos dijo que todo lo que soñamos era posible. ¿Puede morir un hombre que quedó para siempre en sus obras y sus decisiones? ¿Puede morir un hombre que dejó escrita una página de la historia que nos honra? ¿Puede morir un hombre que día tras día nos sigue sorprendiendo, porque todo lo que hizo o dijo está aquí, palpable?
Un kálido abrazo
Beatriz
Si tenés un tiempito pasá por mi blog, allí hay un poema para Néstor bailalamaga@gmail.com